Llegan los hurtos al sector apicola

09.05.2017

Siempre roban pero este año más. Cada vez hay más demanda de colmena y se encuentran menos abejas», afirma Rafael Blanc, presidente de la Asociación de Veterinarios Especialistas en Sanidad y Producción Apícola (Avespa). Y es que las abejas se han convertido en el nuevo blanco de los ladrones del campo. Ángel Díaz, responsable apícola de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), ha sufrido los robos en primera persona, aunque se considera afortunado porque en su caso resulta anecdótico perder una o dos colmenas.

 El problema, como él explica, es cuando roban 80 o 100 colmenas de una explotación. Es lo que le ha sucedido a más de un compañero suyo y ahí, los daños económicos son incalculables. El coste de una colmena en el mercado es de entre 100 y 150 euros (sólo los animales son unos 60, mientras que las estructura de madera son unos 40), en función de lo que contiene: si va incluida la reina, si las abejas son jóvenes, si hay cría y cuánta. Este es el coste fácil de cuantificar, aunque «ya no es lo que roban, sino la pérdida de cosecha y de enjambres y su capacidad reproductiva.