¿Quieres ayudar a las abejas?

14.06.2017

Hace poco se celebró el Día Mundial de las Abejas, una festividad que tiene como objetivo difundir los beneficios que tienen estos pequeños insectos en la vida diaria.

Las abejas y otros polinizadores son fundamentales para el equilibrio ecológico del Planeta y para la seguridad alimentaria. Sin embargo están en peligro, algunas especies incluso en peligro de extinción. Aunque muchas son las amenazas que sufren las abejas sin duda una de las más importantes proviene de la agricultura industrial y sus prácticas destructivas, en particular del uso masivo de plaguicidas (insecticidas, herbicidas, fungicidas... y muchos otros productos diseñados para matar) y el fomento de monocultivos.

 Además, en el ámbito de la agricultura es donde más fácilmente y con mayor rapidez podemos actuar, basta con tener voluntad politica y ganas de trabajar. 

Desde la Fundación Amigos de las Abejas  nos proponen 10 cosas que podemos hacer para proteger a nuestras abejas: 

1.Saber más para respetarlas mejor.

Interésate por el mundo de las abejas y su papel en la polinización. Visita un aula apícola. Existen en todas las regiones de España y en ellas podemos aprender el enorme valor que prestan a la naturaleza.
Dentro del colegio, instituto, asociaciones... podemos sugerir la visita de un apicultor para hablar sobre las abejas y los productos de la colmena.


2. Compra la miel local
La miel local esta producida por apicultores cercanos, si se encuentra sólida es una garantía de calidad, pues conserva al máximo las vitaminas y otras propiedades de la miel. Esto ayuda el apicultor a cubrir los costes de la apicultura .
La miel local, cumple con todos los requisitos de las normas alimentarias. Su sabor refleja la flora local y sus características y propiedades son muy diferentes a las de procedencia extranjera de venta en supermercados.


3. Ayuda a proteger los enjambres de abejas
Enjambrar es un proceso natural cuando las colonias de abejas deciden reproducirse. Si aparece un enjambre, ponte en contacto con la Fundación Amigos de las Abejas, desde donde gestionaremos correctamente su retirada a través de nuestro proyecto de recuperación de enjambres.
Las abejas, en un enjambre, suelen ser muy tranquilas y presentan poco peligro. Se vuelven agresivas si las perturbamos o rociamos con agua, hay que dejarlas solas y esperar a que un apicultor se las lleve.


4. Hazte apicultor.
La apicultura es una fascinante e interesante afición, podrás comer la miel de tus propias abejas. Cada año, las asociaciones apícolas y Ayuntamientos, imparten cursos de iniciación, después otras organizaciones te pueden asesorar. Puedes obtener información sobre los cursos que conocemos. La Fundación Amigos de las Abejas también ha puesto en marcha un proyecto de cesión de colmenas para el comienzo.


5. Escribe, llama la atención a nuestros representantes políticos.
Pregunta a tus representantes políticos que se hace para favorecer la investigación sobre las enfermedades recientes de las abejas, porque hay cada vez menos abejas en nuestros ecosistemas, como se apoya la apicultura desde el Ayuntamiento, la Comunidad Autónoma o a nivel Nacional. Esto ayuda a concienciar a la clase política, de ellos dependen las ayudas a los proyectos de investigación, cursos, subvenciones etc.

También puedes participar activamente en las múltiples campañas puestas en marcha para la prohibición del uso de plaguicidas tóxicos para las abejas, comenzando por los más peligrosos autorizados hoy en la UE.


6.No encender fuego en el campo, especialmente en verano.
Son centenares las colmenas que se pierden todos los años debido a los incendios forestales, pero mayor es aún el daño medioambiental que producen, pues acaban con la vida de ecosistemas enteros que después tardan décadas en recuperarse.
Si percibes un conato de incendio intenta apagarlo, si es grande llama inmediatamente a los bomberos. No pienses "ya los habrán llamado", a veces cuando alguien los llama ya es demasiado tarde..


7. Alentar a las autoridades locales para el uso de plantas melíferas en los espacios públicos
Los jardines y parques son espacios abiertos y administrados por las autoridades locales. Plantar árboles y plantas melíferas, además de prestar un valor ornamental de indudable valor, contribuyen a la alimentación de gran cantidad de insectos polinizadores, entre ellos las abejas.


8. Si eres agricultor o simplemente tienes árboles frutales en tu finca.
- Permite que las colmenas se instalen cerca .

- Selecciona y utiliza los productos fitosanitarios con sumo cuidado; la destrucción de los insectos polinizadores naturales comporta el riesgo de una disminución en la productividad futura.

- Nunca utilices insecticidas cuando las flores estén abiertas; las abejas y otros insectos, se posan en las plantas florecidas y son envenenados por estos productos químicos. Si es indispensable el uso de un fitosanitario, se recomienda su aplicación cuando las flores estén cerradas.

- Deja que las plantas silvestres florezcan en las zonas no cultivadas, porque contribuyen a la alimentación de las abejas y otros insectos polinizadores.


9. Si tienes fincas rusticas y quieres que se instalen colmenas.
Muchos aspirantes a apicultor, especialmente en las zonas urbanas, tienen dificultades para encontrar espacios para sus colmenas en lugares cercanos. Si tienes una finca cerca de una ciudad y quieres que se instalen colmenas, ponte en contacto con una asociación local de apicultura, quienes podrán encontrar un apicultor que necesite un asentamiento cercano.


10. Colabora con la Fundación Amigos de las Abejas.